Kiko Olilvas por Jose Miguel Carretero

¡Hola a todos!

Me hace especial ilusión hablar del que considero que será la promesa de la provincia de Málaga que antes se consolidará en primera división, el futbolista antequerano Kiko Olivas.

Imagino que muchos de los que leéis este blog lo conocéis más que de sobra, pero es justo hablar del futbolista que puede que en poco tiempo ponga a la ciudad de Antequera en el mapa futbolístico de primer nivel. Proveniente de la cantera antequerana, pronto Kiko ingresa en los escalafones inferiores del Málaga, donde desde primera hora destaca sobre sus compañeros de zaga, llegando a debutar con el primer equipo blanquiazul. Su rendimiento no pasó desapercibido para los clubes de primera división, sobre todo a raíz de su sobresaliente participación en la Copa de Campeones de División de Honor Juvenil, celebrada en Antequera en 2007, jugando en la escuadra del filial del Málaga. Después de tan fabulosa actuación, y siguiendo los magníficos informes de su red de ojeadores, es el Villarreal C.F. el equipo que se lanza sin dudarlo a por el joven central. Especial mención merece la fantástica y trabajada red de ojeadores del Villarreal, equipo capaz de adelantarse tanto en España como en Sudamérica a potencias futbolísticas superiores de nuestro país y del extranjero, y no sólo hablo por el caso de Kiko, son muchos jugadores más que ahora no vienen al caso.

Una vez en las filas del filial amarillo, y haciendo incluso una pretemporada con el primer equipo el año de su fichaje, Kiko Olivas se erige como una pieza clave del filial y responsable directo del ascenso que se consigue más tarde a Segunda División. Un hito histórico para el club levantino y único filial de un equipo de Primera División que este año milita en la categoría de plata de nuestro balompié.

Kiko Olivas es un central diestro inteligente, con dotes magníficas para la anticipación, irradia tranquilidad y saber hacer a sus compañeros, difícil de superar en el uno contra uno y sus 190 centímetros le hacen ser muy poderoso en el juego aéreo. Pero de todas sus virtudes, yo destaco una que cada vez tiene menos presencia en jugadores que actúan como centrales. Ésta es la capacidad para ejercer la salida del balón jugado desde la defensa. En décadas anteriores era fácil ver centrales subiendo la pelota a la medular, centrales que rehusaban dar un patadón para jugar el balón con criterio y comenzar jugada desde atrás con precisión. Hoy día, la mayoría de equipos apuestan por toscos centrales fuertes en la parcela física pero débiles a la hora de jugar el esférico. Muchos entrenadores se olvidan de que al fútbol se juega con los pies y que los centrales son parte indispensable a la hora del funcionamiento global de un equipo y de la concepción del juego del mismo. Salvo contadísimas excepciones o irrupción de un lateral superdotado técnicamnete, todo equipo que ha hecho historia ganando títulos ha tenido al menos un central titular que supiera sacar el balón con criterio desde la defensa. Es algo fundamental para el juego de ataque.

Afortunadamente para el fútbol y para el espectador, todavía hay centrales como Kiko Olivas que conjugan cualidades físicas y técnicas de sobra para ser un férreo defensor y un central capaz de hacer jugar a su equipo desde la retaguardia. Otro dato crucial que juega a favor de este prometedor futbolista es el hecho de tener una cabeza muy bien amueblada, tiene los pies en el suelo como se suele decir. Y algo importantísimo para llegar a consagrarse, posee una familia que lo asesora y arropa convenientemente en cada situación. Algo de lo que no todos los jóvenes de carrera meteórica (o muy pocos mejor dicho) pueden presumir. En el debe del chaval, que no todo puede ser bueno cuando todavía se cuentan 21 años y se está aun en período de formación futbolística, debemos señalar un par de aspectos que en mi opinión debe pulir cuanto antes. Sería primordial que Kiko supiera desarrollar más agresividad en su juego a la hora de defender y encimar al adversario. Siempre hablo de una agresividad bien entendida, lejos de la violencia absolutamente. Pero cuando se juega como central, hace falta una buena dosis de agresividad defensiva y una pizca de “mala leche” fundamental para consolidarse en el primer nivel.

El segundo apartado que a mi entender debería perfeccionar, aunque ya veo que lo ha ido mejorando esta temporada después de algún que otro susto, es el hecho de que a veces, confiando en sus altas condiciones técnicas para la salida del balón, se complica demasiado e intenta jugar la pelota con excesiva conducción o complicando el pase en demasía. Obvia decir que ambas cosas son subsanables y corregibles, y que sin duda la experiencia que todavía no puede tener con 21 años hará que estos fallos se pulan en un futuro cercano. La confianza en Kiko Olivas por parte de los técnicos del Villarreal es absoluta. Esa conclusión puede sacarse a raíz de los hechos que se han producido esta temporada. Para empezar, el primer partido de liga fue titular en el centro de la zaga del primer equipo, estrenándose en el Reyno de Navarra frente a un siempre correoso y difícil Osasuna en su campo. Cuajó un buen partido, viéndosele algo nervioso como es natural en los comienzos del encuentro, pero haciéndose con el puesto conforme pasaban los minutos. Habitual en los entrenamientos con el primer equipo, volvió a ser convocado para el partido de Copa del Rey contra el Puertollano. Un dato importante es que el central uruguayo del primer plantel Diego Godín, finaliza contrato en junio de esta temporada y aun no ha sido renovado. Toma fuerza la idea de que Kiko pueda tener su sitio en el primer equipo la temporada próxima. Esperemos que sus participaciones con el primer equipo del Villarreal sigan siendo cada vez más frecuentes durante esta temporada. Hablamos de un poderoso Villarreal, un equipo que por plantilla, presupuesto y aspiraciones siempre se le presupondrá ubicado en la zona alta de la competición, por lo que jugar en este club no es nada fácil.

Como no podía ser de otro modo, su debut en la selección sub-21 ya se produjo este año, con notables actuaciones y haciéndose con un puesto de titular en varios partidos. Si tenéis ocasión, echadle un vistazo al juego de este futbolista